sábado, 12 de diciembre de 2015

Museo del Paste, Real del Monte, Hidalgo.

Originario de Cornwall, el pasty llegó a Real del Monte en el siglo XIX, con los mineros ingleses que vinieron a trabajar las minas del Estado de Hidalgo. Aquí se mexicanizó, se convirtió en paste y se volvió tan popular que desde 2012 tiene su propio museo.

Lo primero que se hace al entrar al Museo del Paste es visitar la “sala interactiva”, donde uno prepara su propio paste. A elegir: el clásico inglés de carne con papas o el tradicional realmontés, de frijoles negros con chorizo.

Mientras el paste se hornea, uno puede ver el documental que se proyecta en la “sala audiovisual” sobre la historia de Real del Monte, elaborado a base de testimonios de los habitantes de la ciudad. A continuación, puede visitar la “sala histórica” donde se muestran antiguas fotografías de la vida cotidiana, así como objetos de la minería.

La “sala cornish”, aunque pequeña, es muy interesante. Explica que los mineros de Cornwall, famosos por su destreza, han sido llamados a trabajar en lugares que van desde Real del Monte hasta Sudáfrica, y a todos han legado algo de su cultura. En el caso de México, los pastes y el fútbol.

Al finalizar el recorrido de las salas, hay que dirigirse a la cafetería del Museo, donde nos espera el paste que preparamos, recién salido del horno. Ahí mismo se puede comprar un refresco o un café, para acompañar nuestro paste. También se pueden comprar pastes para llevar. Son de los mejores de Real del Monte y contienen, según el guía del Museo, “los tres ingredientes secretos del auténtico paste realmontés”.

Dato Curioso
El Museo del Paste, inaugurado el 12 de octubre de 2012, fue visitado en noviembre de 2014 por el príncipe de Gales, Carlos, y la duquesa de Cornwall, Camila, quienes prepararon su propio paste estilo Real del Monte.

Otros datos de interés
  • El nombre oficial de Real del Monte es “Mineral del Monte” y se ubica en el estado de Hidalgo, a 12 km de Pachuca y a 120 km de la Ciudad de México.
  • Está catalogado como “pueblo mágico”.
  • El clima es frío y lluvioso y la neblina es frecuente, durante todo el año.
  • Cuenta con un recorrido turístico en autobús abierto, que parte del centro de la ciudad.
  • Es el lugar donde he visto más perros callejeros en mi vida. Lo raro es que todos tienen cierto aire de french poodle blanco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario